AUSTRALIA UN CAMPO DE PRUEBAS PARA LA GESTIÓN

27/06/2019

El gobierno australiano está haciendo un importante esfuerzo para llevar a cabo la transición del sistema eléctrico hacia un modelo distribuido siendo el Clean Energy Council el encargado de acelerar la transformación del sistema energético a uno más limpio e “inteligente”. De las condiciones más extremas suelen aparecer los desarrollos más innovadores como viene ocurriendo en la NASA hace décadas. Las condiciones de aislamiento de muchas de las minas y viviendas y las horas de sol y viento en el país han dado lugar a que los ingenieros tengan que desarrollar sistemas de red aislada “backed by storage”, posiblemente de las más avanzados tecnológicamente junto con E.E.U.U.

Esto ha dado lugar a que aparezcan importantes oportunidades de negocio en el sector energético, sin duda una buena oportunidad para desarrollar negocio para las empresas que quieran ser pioneras aquí en Europa, de aquí a unos años. Las oportunidades se encuentran en el almacenaje y plantas virtuales FV.

En 2018 el coste de la energía tanto solar como eólica respaldada por baterías de almacenaje fue más barata que la generación producida por las centrales de carbón y la tendencia este 2019 será la misma ya que los precios en el mercado energético seguirán cayendo mientras más energía limpia entre en el sistema.

Australia es un país en el que se aplican diferentes políticas energéticas en los Estados, así por ejemplo en la capital, los objetivos de energía limpia están muy próximos a conseguirse, para el 2020, siendo uno de los estados más preocupados y ambiciosos en sustentabilidad. El año 2020 será un año en el que acaben de implementar su programa de energía sostenible por lo que se espera un nuevo plan a desarrollar.

Aunque no todos los planes de los estados son tan ambiciosos con sus objetivos de generación renovable a 2030, si que coinciden todos en la importancia que tiene el almacenaje de energía para sus Estados. De este modo plantean el desarrollo de planes como es el caso de Queensland en el que el gobierno invertirá $97 millones hasta 2021  que  ha hecho una apuesta importante por el almacenaje de energía, ya que además ofrece créditos a bajo interés tanto para industrias como para viviendas que deseen instalarlos o Territorio del Norte que tiene    un plan específico para el desarrollo de plantas de energía en azoteas con almacenaje en colegios.

Tanto Territorio del Norte como Queensland tienen un objetivo menos ambicioso ya que han propuesto un 50% de energías renovables para 2030.  Queda claro que existe un interés por parte del gobierno de aprovechar los desarrollos tecnológicos y los minerales que tienen a mano para impulsar más el almacenaje de energía. De hecho, a finales de 2018 anunció que construiría el primer gran centro de almacenaje a nivel nacional. Con este tipo de iniciativas, los Australianos disfrutaran más de un red energética fiable y segura.

Arturo A. Carrasco Iturra
Ingeniero Industrial
Desarrollo de negocio energético e industria 4.0